El correo electrónico

El correo electrónico, llamado también habitualmente e-mail, es la aplicación más extendida en Internet. Permite al usuario enviar y recibir mensajes escritos a otros usuarios de la red situados en cualquier lugar del mundo siempre que dispongan de una dirección de correo electrónica (e-mail address).

Una característica importante del correo electrónico es que no es necesario que el destinatario de un mensaje esté frente a la pantalla en el momento en que otro usuario se lo envía. Y tampoco es necesario que su ordenador esté conectado a la red o que esté encendido.

Los mensajes que le llegan se almacenan en el ordenador servidor en el que el destinatario está dado de alta. Después, cuando éste se conecta con el servidor utilizando su programa de correo, le pide al servidor que le envíe a su ordenador los mensajes que tiene almacenados.

El correo electrónico se está convirtiendo en un importante medio de comunicación porque, además de ser rápido y económico, ofrece muchas posibilidades: permite intercambiar información, comunicar ideas, debatir temas, compartir ficheros, editar y revisar documentos, etc.

 

Dirección electrónica

Para hacer uso del correo electrónico es necesario contar con una dirección electrónica (o dirección e-mail). La dirección de correo electrónico proporciona toda la información necesaria para que pueda enviarse un mensaje hasta cualquier parte del mundo.

Aunque las direcciones de correo electrónico pueden parecer a primera vista algo extrañas y a veces incomprensibles, hay una lógica en su construcción que es importante conocer para aprender a descifrarlas. Las direcciones e-mail se componen siempre de tres partes:

  1. Identificador del usuario
  2. el signo @ ("at", en inglés)
  3. Dominio o dirección del servidor del usuario (donde tiene abierta su cuenta)

Ejemplo:

Una dirección e-mail de un usuario del servidor de educación de la xunta tiene la forma:

identificador-usuario@edu.xunta.es

Las direcciones de correo electrónico se construyen jerárquicamente. Así, la dirección anterior puede descifrarse del siguiente modo:

identificador Login del usuario
@ Este signo que aparece en toda dirección e-mail se situa entre el nombre del usuario y el dominio o la dirección del servidor donde está dado de alta
edu Indica el dominio de educación
xunta Dominio de la xunta de galicia
es Dominio de España

Al ser dado de alta en Internet, el administrador del sistema enviará al usuario, además de un Identificador de usuario (login) y una password o palabra clave para que pueda acceder a la red, una dirección de correo electrónico que le permita utilizar esa aplicación.

Siguiendo nuestro ejemplo, localiza en tu cuenta los datos relativos a tu correo:

Datos para configurar su correo electrónico

Identificación Usuario o Login: aagarcia
Contraseña o Password tucontraseña
Dirección correo electrónico pepito@hotmail.com
   
Servidor POP (correo entrante) arbol.pntic.mec.es
Servidor SMTP (correo saliente) arbol.pntic.mec.es

No debe confundirse la dirección de correo electrónico con el identificador de usuario (login) ni con la contraseña (password). La dirección de correo, como la dirección postal, es pública, el usuario se la da a otros usuarios para que puedan enviarle mensajes. 

La contraseña sin embargo, es confidencial y no debe darse a nadie. Es conveniente cambiarla periódicamente sobre todo si hay sospechas que alguien puede estar utilizándola para leer nuestro correo.

Tampoco debe confundirse la dirección de correo electrónico, que sirve para identificar a personas, con la dirección IP con la que se identifican los ordenadores de la red.

 

Netiquette

Como toda forma de comunicación, también Internet tiene su código de buena conducta o de buen uso. Es lo que se llama Netiquette. Existe en la red una gran documentación, fácil de conseguir, sobre este tema. A modo de ejemplo, citamos a continuación alguna de las normas más destacadas:

  1. No escribir en letras mayúsculas. Las letras mayúsculas en la Red se traducen como gritos o como opiniones fuertes. Por tanto, las mayúsculas se reservan sólo para enfatizar una palabra o una frase, aunque también puede hacerse escribiendo la frase o la palabra entre asteriscos, *tal que así*.
  2. No dejar nunca en blanco el título (subject) de un mensaje. Además es conveniente que el título resuma el contenido del mensaje.
  3. No escribir nada en la pantalla que no diríamos a alguien cara a cara.
  4. Cuando se responde a un mensaje previo, incluir la cita o el párrafo al que se replica, pero NO incluir entero el mensaje original al que se responde. Hay que tomarse la molestia de borrar, cortar y pegar de manera que sólo permanezca las partes relevantes del original.

 

Smileys o emoticones

El lenguaje escrito tiene la limitación, y más aún cuando se escribe con prisas, que no siempre es fácil transmitir certeramente dobles sentidos, frases ingeniosas o comentarios humorísticos ya que el interlocutor ni ve nuestros gestos ni escucha nuestro tono de voz. Y esto sin contar con que en ocasiones nos dirigimos a personas que no conocemos, con las que estamos poco familiarizados o, sencillamente, que tienen un marco cultural diferente que les impide entender nuestro particular sentido del humor.

Los smileys (representaciones gráficas de gestos) se utilizan en Internet precisamente para intentar salvar de alguna manera esta pequeña barrera que impone el lenguaje escrito.

Cuando no se está seguro que un comentario hecho con un cierto propósito va a ser bien entendido, puede incluirse un gesto ("smiley") que refuerce el sentido que quiere darse. Aunque existen muchos más, ofrecemos a continuación un listado de los smileys más comunes:

:-) Sonrisa genérica :"-( Llorando
I-O Bostezo, aburrimiento :-# Censurado, secreto
:-\ Indecisión :-C Increíble
%-} Comentario tonto ;-) Complicidad
:-|| Disgustado :- Soy varón
:-@ Gritando >- Soy mujer
:-( Triste :-X Besos
:-O Sorpresa :-e No estoy de acuerdo

 

NOTA: A continuación te explicaremos la instalación y funcionamiento del programa de correo más conocido: Microsoft Outlook Express. Por lo general, todos los programas de correo disponen, salvo pequeñas variantes, de las opciones con las que vamos a trabajar.

 

continuar